Esperando

Fue llamado para asustar. Las indicaciones estaban claras: a las 9 aparecería de repente. Era un trabajo pesado, siempre lo mismo, pero alguien tenía que hacerlo. Los niños tenían derecho a ser asustados.

A las 9 no había nadie y debían estar en la cama…

Esperó.

Las 9:30. Nadie.

Las 10. Nadie.

Encendió el televisor.

Claro, lo habían reemplazado por los alemanes. Ésos sí que les darían un buen susto.

(imagen: this isn’t happiness)

PS. Los alemanes nos podrían hacer un favor y dejarnos llegar a la final que ellos ya tienen 3 copas…

Anuncios

~ por slizeumhe en julio 7, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: