Siempre Tarde

Llegó el día de su funeral.

Allí estaba tumbado, con aquella calma que te hiela por dentro.

Habían pasado más de 50 años y ella estaba allí. Nadie la conocía. Ella no conocía a nadie.

Se acercó a la viuda y le dio su más sentido pésame. La viuda hizo un gesto con la cabeza a modo de gracias. “¿Quién debía ser aquella mujer tan afectada?” se preguntaba.

Ella se acercó a él. Se agachó y le respondió: “Sí, me pasé la noche entera mirándote porque te quería. Porque te quiero. Lo siento, siempre he ido demasiado tarde.”

(imagen, versionada, I am alone by JanLendL [too busy!])

Anuncios

~ por slizeumhe en diciembre 6, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: