Coincidencias

Con la risa un poco ronca y una barba que siempre pincha, él celebra su centenario en el centro de enfermos de alzhéimer. Su familia lo llevó ya hace más de 40 años y, como en tantos otros casos, ha ido disminuyendo la frecuencia de sus visitas.

A su hermana le diagnosticaron lo mismo y entró hace ya un tiempo. Menuda coincidencia. El destino fue así y no, no tuvo nada que ver que de pequeños se juraran que siempre estarían juntos en los momentos difíciles, aunque una promesa siempre fuera una promesa.

(imagen, versionada, leaving by  Stewart Black)

Anuncios

~ por slizeumhe en septiembre 6, 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: