Causa – Efecto

– Al diablo. – dijo Javier tirando la carta al fuego.

Todo era más sencillo cuando ella no conocía la fama que le subió a la cabeza y su humor se volvió inestable e insufrible. Él se adaptó sin problemas hasta que aquella nueva vida le tomó el primer plano: se olvidaba de ir a recoger a su hija, de avisar cuando se marchaba a las convenciones… Sus ausencias eran cada vez más largas y un día se marchó para no regresar.

Una década después, Javier recibía una carta de ella. Tenía cáncer y quería volver a ver a su hija.

(imagen, versionada, Cartero by Martí Perarnau)

Anuncios

~ por slizeumhe en septiembre 24, 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: