Rutinas Perversas

BolsaAllí estaba él. Otro jueves a la misma hora en el mismo vagón. Cuatro paradas de metro que pasaban fugaces entre sonrisas cómplices y miradas escurridizas. Ella salió primero con paso firme y decidido. Pasó los validadores de salida y, atenta a las personas con las que se cruzaba, se encaminó hacia el tren. Su paso era cada vez más lento. Así, como cada jueves, el chico de las deportivas, cazadora de piel y la bolsa de gimnasio  que protegía cual tesoro la volvía a cruzar. Se subieron en el mismo tren, mismo vagón. Sólo eran dos más de los 30 pasajeros.

Ese día no llegaron a destino. El choque de trenes dejó su vagón destrozado. No hubo supervivientes. Los informativos anunciaron que la policía había hallado 30 cuerpos y 31 cabezas.

Anuncios

~ por slizeumhe en diciembre 6, 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: