Vivir Deprisa

hjhAquel día se despertó como cualquier otro domingo. Su cuerpo le pesaba. Había dormido más de lo habitual para recuperarse del cansancio acumulado durante la semana. Se miró al espejo. ¿Quién era aquella mujer que la miraba? Esa mirada intensa, inquisitiva… ¿Dónde estaba aquella juventud con la que se había acostado?

(imagen, versionada, extraída de Lovely Frankenstein’s Blog)

Anuncios

~ por slizeumhe en diciembre 17, 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: